APRENDE | Qué son y cómo funcionan los trámites aduanales

Toda mercancía destinada a un país debe pasar por un adecuado proceso de inspección y cumplir una serie de requisitos vitales, establecidos por el departamento de Aduanas, para que continúe a su destino.

Al momento en que se despacha una mercancía a otro país, ésta va acompañada de una declaración detallada enviada por correo electrónico al país destino. A partir de allí, las aduanas asignan un canal para atender cada cargamento, que evaluará el riesgo que conlleve y el nivel de exigencia con el que será revisada.

Para facilitar todo este proceso, los agentes aduanales tipifican las mercancías en tres canales clave, y Aducarga, empresa especializada en el almacenaje y transporte de mercancía que preside Carlos Luis Michel Fumero te lo explica de así:

  • Canal verde de levante inmediata: La mercancía se despacha con una autorización automática. No existe necesidad de revisión.
  • Canal Naranja de reconocimiento documental: La aduana exige una comprobación de los documentos que trae consigo la carga. Los agentes revisan que los datos de la mercancía sean adecuados y coherentes. La mercancía es autorizada si la comprobación es correcta.
  • Canal Rojo de reconocimiento físico: Los servicios aduaneros demandan hacer una revisión física de la mercancía. Se revisa que la información aportada en la declaración coincida con lo que se inspecciona físicamente. Si el chequeo tiene un resultado favorable, se expide un levante de la mercancía.

Algunos factores que inciden en la asignación de estas claves son la identidad del exportador, el país de origen, o referencias previas que se tengan de algún tipo de fraude con determinados tipos de productos.

Además de este mecanismo, las mercancías también deben pasar los controles “paraduanales”, realizados por diversos entes gubernamentales según el tipo de producto, como por ejemplo:

  • Control veterinario: El Ministerio de Sanidad realiza una revisión sobre mercancías de animales vivos y productos derivados de procedencia animal. Si el producto en cuestión ya pasó por algún otro país, no será necesario este trámite.
  • Inspección sanitaria: dicho ministerio también realiza una inspección física a productos cuyo fin es el consumo humano.
  • Revisión de productos farmacéuticos: también controla los riesgos para la salud de los consumidores que puedan existir en mercancías que tengan relación con fines de tipo farmacéutico, productos de higiene personal, o los elementos que componen los medicamentos destinados a consumo humano.
  • Control de vida silvestre: Es una revisión realizada por los organismos destinados a cuidar de la vida silvestre y sus relacionados. Entre otras cosas, se inspeccionan plantas y animales, bien sea que estén vivas o muertas.
  • Inspección fitosanitaria: Aquí se controlan organismos que puedan perjudicar a los vegetales o seres vivos que habitan en territorio nacional. Se revisan plantas y productos químicos con fines relacionados con la agricultura y control de plagas.
  • Inspección de calidad: Consiste en la expedición de un certificado que asegure que el producto cumpla con los requerimientos de calidad que se establecen, así como de su embalaje y especificaciones técnicas.

La gran mayoría de las mercancías pasan estos controles de manera rutinaria, sin problema alguno, pero estos controles son necesarios para evitar estafas y asegurar que no se esté ingresando al país mercancías ilegales o producto del contrabando.

Siempre es buena idea asesorarte con profesionales en materia de aduanas, quienes poseen todos los conocimientos necesarios para asegurar que todos los trámites estén orden y evitar contratiempos indeseados en las aduanas.